PROMUSICART

¿Estamos asistiendo a la mayor crisis de arte de la historia?

Promusicart nace con el objetivo de equilibrar, de promocionar lo que es bueno, de conocer las modas y no modas, de quedarnos con lo que nos gusta, de sentir el arte y de entender el mercado y nuevas tecnologías. No estamos aquí con el rollo indie-alternativo quejándonos de que todo lo que suena en la radio es mierda y solo lo independiente y exclusivo merece la pena. No somos modernos creyéndonos que las minorías son seres especiales, incomprendidos por el mundo y que toda moda es un producto malo y rechazable, no. Sin embargo, sí que hay una verdad: las modas siguen patrones. El arte cede ante la voluntad de la demanda y se está alejando cada vez más de la emoción del artista. Se observa y se copia, y así se alimenta un mercado que va generando unos ingresos que son más fruto del aprendizaje, imagen y marketing que no del sentimiento y de la creación pura. Esto siempre ha existido. La historia del arte se ha caracterizado por diferentes etapas y movimientos artísticos que se basan en la explotación de un género y de unos recursos estilísticos concretos. En música tenemos desde lo clásico con Bach y el Barroco, pasando por el clasicismo de Mozart y el Romanticismo de Chopin… Luego viene el maravilloso S.XX donde nace lo contemporáneo, lo moderno: el Jazz, Blues, Rock, y Pop hasta llegar a la actualidad con los géneros más urbanos. ¿Eso significa que todo lo que sea moda es de mala calidad? ¡Pero qué músico se atrevería a cuestionar públicamente a Bach! A pesar de que Bach también siguió la corriente propia de la época, Bach fue intelecto, supuso la culminación máxima del barroco y ha conseguido abarcar gran parte de la teoría musical contemporánea. Bach es otra historia. Ahora estamos en crisis. No porque inspirarse en otros sea malo en sí mismo, sino porque en esas mismas copias no hay ni intelecto ni emoción. Cuando la creatividad, emoción e intelecto están más puestos en el marketing y en la imagen que en el propio producto, entonces es que probablemente exista una crisis artística. Se puede discutir lo que es bello y lo que no, lo que es bueno o lo que es malo, pero hay elementos básicos que deben existir para que el arte valga la pena; la clave está en el sentimiento, la razón y la expresión. Un niño puede poner mucho sentimiento y expresar, eso es arte y vale la pena, pero probablemente no trascienda más que entre lo que serían sus allegados, porque para los demás no tendría importancia. Al final, si descubrimos que una obra está hecha sin sentimiento para nosotros esa obra dejaría de ser relevante, porque por mucha razón que le pongas al final se necesita la emoción para expresar, y cuando no hay contenido emocional, lo que te encuentras es algo que probablemente no te cautive.

¿Estamos asistiendo a la mayor crisis de arte de la historia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s